DESHIDRATACIONES

Imagen 12

Con la llegada de los meses más calurosos de junio-julio, el número de casos por deshidrataciones y mortalidad en pichones que están para saltar del nido, o llevan unos días fuera del mismo, aumenta de manera brusca. El criador empieza a ver cómo mueren las crías, una detrás de otra, piando con voz lastimera, con los ojos cerrados y arrinconados en el fondo de la jaula. Los casos de este tipo se dan, principalmente, en pájaros silvestres o ejemplares de canarios de postura pesada.

Las causas que desencadenan estos procesos son, en su mayoría, infecciosas, tomando una gran importancia las siguientes:

1.- Coccidiosis: el ciclo biológico del parásito hace que empiece a dar problemas a partir de los 15-18 días de vida del pichón. Es entonces cuando produce daños a nivel digestivo que cursa por problemas de malabsorción de alimentos y desequilibrios electrolíticos.

2.- Enterobacterias: E.coli, Salmonella spp, Campilobacter spp., etc… aprovechan el debilitamiento del sistema inmunitario para multiplicarse exponencialmente y producir procesos digestivos que desencadenan en diarreas y pérdidas de electrolitos.

3.- Cándidas: el uso de antibióticos como promotores del crecimiento los primeros días de vida de los pichones, la mala administración de germinados o pastas húmedas y/o el sistema inmune debilitado por coccidios y enterobacterias, predispone a la aparición y colonización del aparato digestivo de los pichones por levaduras, principalmente del tipo Cándida albicans, en donde el pichón va debilitándose con los días hasta llegar a morir.

 

¿Cómo podemos evitarlo?

En primer lugar, debemos descartar posibles agentes infecciosos tales como coccidios, levaduras y enterobacterias. Debe ser nuestro veterinario de confianza el que nos indique las pruebas a realizar. No obstante, pueden hacerse puntualmente tratamientos coccidicidas y coccidiostáticos sobre los 17-21 días de vida de los pichones.

Añadir soluciones electrolíticas en pasta o agua de bebida los días más calurosos funciona realmente bien. Administrar probióticos a base de levaduras y enzimas digestivas mejora la absorción de los alimentos e impide la colonización del tubo digestivo por parte de levaduras y otros hongos patógenos.

Además, el criador debe administrar alimentos que sean de gran apetencia para los pichones, que aporten humedad e hidratación y que puedan ser fácilmente digeridos.

Cuando el caso ya es patente, basta con embuchar 3-4 veces al día a los pichones (a la fuerza la mayoría de las ocasiones) con papillas para pájaros enfermos y críticos preparadas con soluciones electrolíticas. Las primeras veces de embuche es aconsejable dar la papilla casi líquida. Junto con las tomas que demos (no debemos administrar más de 0,2-0,3 ml por toma) debemos aplicar las medidas descritas anteriormente, tales como añadir probióticos y soluciones ricas en electrolitos.

¿ Has tenido casos de deshidrataciones al destete?

 

 

Buscanos en las redes sociales