DESINFECCIÓN EN AVIARIOS

 

Imagen 4

 

Hablando ésta semana pasada con un criador que estaba teniendo problemas en la cría, no podía dejar de asombrarme del manejo que tenía en su aviario. Explicándome como actuaba en su aviario llego a decirme que desde hacía 5 años criaba pájaros pero que NUNCA había limpiado y desinfectado su aviario. Aunque parezca una atrocidad, lamentablemente no es la primera vez que escuchaba o veía algo parecido, por ello en ésta entrada no hablaré de enfermedades sino de cómo evitarlas mediante la desinfección y los diferentes desinfectantes que se pueden usar en ornitología deportiva.

¿ Que es la desinfección o el proceso de desinfección?

El proceso de desinfección se define como la reacción química que se produce entre el agente infeccioso, bien sea una bacteria, un hongo o un virus y el agente desinfectante. Hay que tener en cuenta que si el patógeno o agente infeccioso se encuentra protegido por tierra, polvo, estiércol, semillas, plumas o cualquier otra materia, el desinfectante no entrará en contacto con él y no podrá hacer el efecto deseado. Es por ello por lo que es esencial que se lleve a cabo antes de iniciar el proceso de desinfección una limpieza a conciencia.

¿Cuáles son los desinfectantes que podemos usar en nuestros criaderos?

1.- Amonios cuaternarios: Son sustancias catiónicas que tienen acción frente a bacterias inhibiendo principalmente su crecimiento. Son efectivos frente a bacterias gram positivas (más que frente a gram negativas), virus (tienen capacidad virucida sobre virus lipofílicos) y esporas (son esporostáticos aunque no esporicidas).

Por si solos los amonios cuaternarios tienen poca actividad surfactante por lo que se suelen formular junto a detergentes no iónicos.

2.- Fenoles: Son sustancias derivadas del alquitrán, actualmente casi no se utilizan debido a su gran toxicidad y corrosividad, aunque sus homóloos (cresoles, xilenoles y estilfenoles) sí que se usan en mayor medida. Tienen un gran efecto sobre bacterias, virus, hongos y mycobacterias, aunque no tienen capacidad esporicida. Tienen poca actividad de superficie y normalmente se han formulado con jabones para incrementar su poder de penetración.

3.- Halógenos: Entre los productos halogenados se pueden señalar, como los más interesantes, el cloro y el yodo. Uno de los más conocidos son las soluciones de hipoclorito sódico (lejía). Son muy efectivos frente a todo tipo de microorganismos pero pierden su actividad en presencia de suciedad. No tienen poder detergente, por lo que se formulan generalmente con otros detergentes, como jabones, para mejorar su detergencia. Tienen baja toxicidad.

4.- Fenoles halogenados: Son fenoles a los que se les ha sustituido en su molécula átomos de hidrógeno por átomos halógenos, normalmente cloro o bromo. Estas sustancias son menos solubles, menos corrosivas y menos tóxicas que el fenol y tienen mayor actividad bacteriana. Son menos efectivos en presencia de suciedad y materia orgánica.

5.- Aldehídos: Generalmente tienen un amplio espectro de actividad frente bacterias, hongos, mycobacterias, esporas y virus. Pertenecen a este grupo compuestos como el formaldehído, glutaraldehído o glioxal. Todos los aldehídos pueden actuar en presencia de suciedad. Se formulan junto a amonios cuaternarios para conseguir una sinergia de acción y un mayor espectro .

6.- Compuestos a base de yodo: Es uno de los desinfectantes más activos, aunque tiñe. Es corrosivo y bastante tóxico.

7.- Ácidos: Los ácidos inorgánicos se utilizan como limpiadores. Tienen propiedades microbicidas debido a su ph, actuando lentamente. Son limpiadores eficaces, pero son corrosivos sobre los materiales y la piel. Se utilizan en formulaciones desinfectantes para aumentar la actividad virucida y fungicida. Entre ellos encontramos el ácido acético, propiónico o el fórmico.

8.- Agentes oxidantes: El peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) tiene muy buenas propiedades antibacterianas. No es un buen fungicida y algunos microorganismos que tienen catalasas son resistentes. El ácido peracético tiene buena actividad frente todo tipo de microorganismos, incluyendo esporas y es activo en presencia de materia orgánica.

9.- Álcalis: El hidróxido de sodio, cálcico o potásico, se utilizan mucho como limpiadores en industrias de alimentación. Tienen propiedades microbicidas pero su actividad es lenta, aumentando con el incremento de temperatura. Son corrosivos.

¿ Cómo actuamos nosotros en nuestro aviario?

1.- Habitación: Se procede a una limpieza y eliminación de materia grosera, tras ello se aspiran todos los restos que hayan quedado. Hacemos una pulverización de las paredes con agua y lejía y lavado del suelo con lejía y detergente. Tras ello activamos una bomba de F10 concentrado (contiene amonio cuaternario y biguanidina). Ésta operación la realizamos, previo vacío de los pájaros, al menos dos veces al año.

2.- Jaulas de cría: Son pulverizadas con agua a presión y tras ello se les aplica un desengrasante. Posteriormente, vuelven a ser pulverizadas con agua y lejía. Son aclaradas 10 minutos después. La operación la realizamos tras la muda y previo a la preparación de la cría. Siempre tenemos a mano una jaula limpia y vacía por si en un momento determinado se ha de cambiar alguna.

3.- Utensilios y parrillas: Son los que menos quebraderos de cabeza nos dan ya que todos los días ponemos un lavavajillas con utensilios o parrillas manteniendo así una correcta limpieza y desinfección de los mismos.

Y tú, ¿Cómo actúas en tu aviario?

 

Buscanos en las redes sociales