124

Avianvet - Herminio Conca Boluda5 junio, 201512 comentarios

ORINA Y HECES DE PÁJAROS

Imagen 1

A diario recibo varios emails o mensajes vía whatsapp con fotos de heces de pájaros enfermos. Algunos criadores deben pensar que los veterinarios somos seres “sobrenaturales” con un microscopio incorporado en nuestros ojos que con sólo ver una deyección de un pájaro podemos saber la enfermedad que está sufriendo su pájaro. Imaginaros por un momento ir a vuestro médico de cabecera con un frasco de vuestras heces y preguntarle: “Doctor que me está ocurriendo?”.

Fuera de chistes, en ésta entrada os muestro algunas cosas que podemos observar en la orina y las heces de nuestros pájaros a simple vista y/o con la ayuda de un simple microscopio óptico.

LA ORINA EN LAS AVES

La orina de las aves tiene un color blanquecino debida a los cristales de uratos derivados de su metabolismo proteico. Generalmente los uratos acompañan a las heces al mezclarse en la cloaca, siendo difícil su separación.

El color de la orina de las aves puede tener a veces coloraciones amarillas, verdosas o grisáceas, dependiendo de la dieta y el momento del día. Además, nos pueden indicar algunas patologías.

Cuando se desencadenan situaciones de estrés, la orina es más fluida y menos rica en uratos tomando colores blanquecinos transparentes.

Las coloraciones amarillas de la orina de las aves nos indican posibles daños hepáticos por la presencia de biliverdina o abusos en el uso de complejos vitamínicos. Ocasionalmente, pueden aparecer amarillentas por excesos de luteína en la dieta. El color amarillo verdoso puede sugerir también una enfermedad hepática.

Un color rojo-marrón indica la posible presencia de sangre en orina y, puntualmente, puede darse por intoxicación con metales pesados como el plomo o productos plaguicidas. Coloraciones de éste tipo nunca son normales siendo motivo de urgencia. Del mismo modo, la hematuria (presencia de sangre en orina), suele detectarse fácilmente por el propietario, indicando daños digestivos o renales.

La poliuria (exceso de orina), está relacionada con el estrés, diabetes, intoxicaciones y envenenamientos, consumo de sal, desequilibrios electrolíticos, dietas ricas en frutas y verduras o la toma de agua en exceso.

 

LAS HECES EN LAS AVES

Las heces de las aves deben analizarse de varias formas:

1.- ASPECTO MACROSCÓPICO: Se aprecia el volumen, la textura ,el tamaño y el olor de las mismas.

Las heces normales son inoloras. Generalmente se componen de heces verdes o marrones con forma de serpentina y los uratos de color blanquecino.

1.1- Coloraciones: Las heces de color verdoso brillante, con uratos amarillos, verdes o marrones indican procesos tales como hemólisis, posibles hepatitis, desnutrición, intoxicaciones o procesos infecciosos de etiología bacteriana. Heces de color amarillento pueden indicar hepatitis y lipidosis hepáticas. Heces de color negro pueden indicar la presencia de sangre digerida o el abuso de carbón activo. Las heces rojizas pueden darse por el abuso de colorantes tales como el carofil (cantaxantina 10%), la cantaxantina sola o el betacaroteno. La presencia de sangre fresca en heces indica posibles enfermedades de coagulación (generalmente por abuso de sulfamidas), daños hepáticos, papilomas o roturas oviductales.

1.2.- Tamaño/volumen: Volúmenes muy grandes de heces son propios de hembras que están en puesta y pasan largos periodos de tiempo en el nido. En algunos casos heces muy voluminosas indican un síndrome del mala absorción digestiva. Dietas muy ricas en fibra pueden dar lugar también a heces de mayor volumen.

Por otro lado, un volumen pequeño de las heces generalmente índica deshidratación sobre todo si las heces tienen un color verde oscuro.

1.3.- Consistencia: La presencia de semillas sin digerir en las heces indican una mala digestión de los alimentos, pancreatitis, enterítis o una proventriculitis generalmente por megabacterias (Macrorhabdus ornitogaster).

1.4.- Olor: Como hemos comentado éstas deben ser inoloras. El olor a “gallinero” puede indicar la presencia de bacterias del tipo Salmonella spp. El olor a hierro la presencia de sangre o fuertes anemias. El olor a “rancio” puede indicar una importante lipidosis hepática.

 

2.- ASPECTO MICROSCÓPICO

En el estudio en fresco de las heces al microscopio óptico se pueden observar restos de alimentos, uratos, pigmentos, bacterias, hongos y parásitos principalmente digestivos. La presencia de determinados tipo de bacterias en heces es normal por la propia flora digestiva del pájaro, considerándose patológica la presencia masiva de levaduras, células sanguíneas, células inflamatorias, parásitos y algunas bacterias.

Así pues, la flora digestiva normal de un pájaro suele componerse de un 60-70% de bacilos gram positivos y un 20-30% de cocos gram positivos, algunos bacilos gram positivos y alguna levadura. La presencia de cocobacilos gram negativos siempre es patológica en pájaros de jaula excepto en algunas pequeñas psitácidas y pájaros insectívoros.

Los análisis microscópicos se realizan a partir de hisopos cloacales o de heces frescas disueltas en solución salina fisiológica. Esta analítica de heces se conoce como coprologías y son pruebas diagnósticas que dan una pequeña información de las patologías que puede estar sufriendo nuestro canario, jilguero o aviario en general.

Las coprologías sirven  para detectar algunos parásitos digestivos, algunos tipos de bacterias y algunas levaduras pero jamás son las pruebas que nos darán un diagnóstico definitivo del problema que sufre un ave.

Una coprología completa debe incluir un examen en fresco de las heces, una flotación en sulfato de zinc y un recuento en cámara Mc Master para valorar el grado de parasitación del ave. Además, debe hacerse un frotis y tinción de la muestra en busca de distintas poblaciones bacterianas y levaduras. Habitualmente se realizan cultivos microbiológicos y test de detección rápida de patógenos como los empleados para giardias o salmonelas.

 

Imagen 2

 

¿ Interpretas de alguna forma las heces de tus pájaros?

 

 

 

Buscanos en las redes sociales
124

Avianvet - Herminio Conca Boluda28 mayo, 20151 comentario

DESHIDRATACIONES

Imagen 12

Con la llegada de los meses más calurosos de junio-julio, el número de casos por deshidrataciones y mortalidad en pichones que están para saltar del nido, o llevan unos días fuera del mismo, aumenta de manera brusca. El criador empieza a ver cómo mueren las crías, una detrás de otra, piando con voz lastimera, con los ojos cerrados y arrinconados en el fondo de la jaula. Los casos de este tipo se dan, principalmente, en pájaros silvestres o ejemplares de canarios de postura pesada.

Las causas que desencadenan estos procesos son, en su mayoría, infecciosas, tomando una gran importancia las siguientes:

1.- Coccidiosis: el ciclo biológico del parásito hace que empiece a dar problemas a partir de los 15-18 días de vida del pichón. Es entonces cuando produce daños a nivel digestivo que cursa por problemas de malabsorción de alimentos y desequilibrios electrolíticos.

2.- Enterobacterias: E.coli, Salmonella spp, Campilobacter spp., etc… aprovechan el debilitamiento del sistema inmunitario para multiplicarse exponencialmente y producir procesos digestivos que desencadenan en diarreas y pérdidas de electrolitos.

3.- Cándidas: el uso de antibióticos como promotores del crecimiento los primeros días de vida de los pichones, la mala administración de germinados o pastas húmedas y/o el sistema inmune debilitado por coccidios y enterobacterias, predispone a la aparición y colonización del aparato digestivo de los pichones por levaduras, principalmente del tipo Cándida albicans, en donde el pichón va debilitándose con los días hasta llegar a morir.

 

¿Cómo podemos evitarlo?

En primer lugar, debemos descartar posibles agentes infecciosos tales como coccidios, levaduras y enterobacterias. Debe ser nuestro veterinario de confianza el que nos indique las pruebas a realizar. No obstante, pueden hacerse puntualmente tratamientos coccidicidas y coccidiostáticos sobre los 17-21 días de vida de los pichones.

Añadir soluciones electrolíticas en pasta o agua de bebida los días más calurosos funciona realmente bien. Administrar probióticos a base de levaduras y enzimas digestivas mejora la absorción de los alimentos e impide la colonización del tubo digestivo por parte de levaduras y otros hongos patógenos.

Además, el criador debe administrar alimentos que sean de gran apetencia para los pichones, que aporten humedad e hidratación y que puedan ser fácilmente digeridos.

Cuando el caso ya es patente, basta con embuchar 3-4 veces al día a los pichones (a la fuerza la mayoría de las ocasiones) con papillas para pájaros enfermos y críticos preparadas con soluciones electrolíticas. Las primeras veces de embuche es aconsejable dar la papilla casi líquida. Junto con las tomas que demos (no debemos administrar más de 0,2-0,3 ml por toma) debemos aplicar las medidas descritas anteriormente, tales como añadir probióticos y soluciones ricas en electrolitos.

¿ Has tenido casos de deshidrataciones al destete?

 

 

Buscanos en las redes sociales
124

Avianvet - Herminio Conca Boluda21 mayo, 20156 comentarios

MICOPLASMOSIS

Imagen 8

Micoplasmosis.

Una enfermedad que toma fuerza en los aviarios deportivos

La causante de la enfermedad es Micoplasma gallisepticum. Micoplasma spp. en ocasiones puede asociarse a otras bacterias como E.coli, dando lugar a lo que se conoce como “enfermedad crónica respiratoria” (CDR).

La micoplasmosis es una enfermedad muy importante en producción avícola dadas las múltiples pérdidas económicas que ocasiona. En la ornitología deportiva está cada vez más presente causando año tras año en los aviarios altamente seleccionados un importante descenso en la cría de pichones noveles.

 

CONTAGIO Y SIGNOS CLÍNICOS

Principalmente el contagio se produce por contacto directo entre ejemplares sanos y afectados. La transmisión transoviductal a través del huevo es una de las fuentes más importantes de contagio.

Los mayores problemas se centran en la reproducción, siendo una de las principales causas de infertilidad en machos. En el caso de las hembras aparecen huevos deformes, sin cáscara, con la cáscara blanda o ponen un número reducido de huevos (caída de puesta).

Los problemas respiratorios suelen ser evidentes sobre todo tras el periodo de muda, puesto que las condiciones de humedad y hacinamiento de los pájaros son el medio perfecto para una mayor proliferación y contacto de la bacteria. Aparecen algunos pájaros con “pitidos” sobre todo por la noche y presentan las narinas húmedas. En casos avanzados producen sinusitis  y conjuntivitis que dan al pájaro un aspecto de “búho”.

En pichones suele asociarse a un mal índice de transformación, no crecen y algunos pueden nacer con ” punto negro”. La micoplasmosis puede causar también un elevado índice de abortos embrionarios.

 

DIAGNÓSTICO

Micoplasma gallisepticum es una bacteria de muy difícil cultivo. Los signos y síntomas clínicos acompañados de la histopatología pueden mostrar lesiones pulmonares, encefálicas y en tráquea características de micoplasmosis que pueden ayudar al diagnóstico. El diagnóstico definitivo va de la mano de realizar PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

 

TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

Posibles tratamientos:

  • La estreptomicina, utilizada durante muchos años en la lucha contra la micoplasmosis.
  • La Enrofloxacina a dosis de 200mg/litro de agua de bebida durante 7 días es uno de los tratamientos más empleados, sin embargo, suelen aparecer bastantes resistencias.
  • Pueden emplearse combinaciones de doxiclina  a dosis de 250mg/litro de agua de bebida y tilosina  a dosis de 250-400mg/litro durante 7 días con magníficos resultados.

En aviarios en los que la patología es endémica se opta por ir eliminando los ejemplares que van mostrando síntomas con el fin de eliminar la patología del aviario.

Si quieres leer más sobre ésta patología, en el número 23 de la revista nuestros pájaros, expongo un caso clínico de un aviario deportivo y la resolución del mismo.

 

Imagen 9

 

¿Has tenido casos compatibles con la micoplasmosis?

 

Buscanos en las redes sociales
124

Avianvet - Herminio Conca Boluda13 mayo, 20152 comentarios

PUESTA INTRAABDOMINAL

 

Imagen 2CASO CLÍNICO; Un afamado criador de canarios nos consulta a principios de temporada de cría sobre un problema que estaba teniendo en sus hembras reproductoras. El criador, nos explica que la gran mayoría de sus hembras empezaron la cría muy bien haciendo sus nidos perfectamente pero que se meten en el nido a incubar sin poner huevos. Las hembras se muestran con el abdomen abultado como si fueran a poner pero la puesta no llega a producirse. Aparentemente las hembras están sanas. Los machos están sanos, cantando y sin síntomas aparentes de enfermedad. La alimentación es la misma de siempre, sin cambios. La iluminación y el funcionamiento de las labores dentro del aviario son las habituales.

Tras realizar una anamnesis detallada del caso y tras realizar pruebas laboratoriales se diagnostica Salmonella spp. La presencia de ésta infección bacteriana da lugar en su aviario a un problema reproductivo conocido como    “PUESTA INTRAABDOMINAL“. El criador administra terapia antibiótica resolviendo el problema en varias semanas.

 

¿ Qué son las puestas intraabdominales?

Las puestas intraabdominales en las aves son una anomalía de la reproducción en la que la yema del huevo, en lugar de  pasar del ovario al oviducto, cae en la cavidad abdominal en lugar de caer en el infundíbulo y continuar el ciclo de formación del futuro huevo. Las yemas pueden acumularse produciendo un abultamiento de la cavidad abdominal. Las puestas intraabdominales son muy comunes en canarios debido a las condiciones de cría modernas.

 

¿ Porqué se producen puestas intraabdominales?

Entre las causas hay muchas etiologías diversas. Algunas bacterias como Salmonella spp ,E.coli  o Mycoplasma spp son las principales responsables del problema. La falta de preparación de las hembras, las deficiencias alimenticias, la obesidad, el estrés o un mal manejo en cuanto al programa de iluminación. Se cree que el componente genético y hereditario también juega un papel clave en la aparición del problema.

 
¿ Qué síntomas presentan las hembras afectadas?

Los principales síntomas se manifiestan en forma de hembras que se pasan semanas con el nido hecho sin poner huevos. Además el abdomen está abultado como para poner huevos. Algunas hembras llegan a desarrollar placas de incubación, por lo que son capaces de sacar nidadas de otras hembras adelante. Generalmente el huevo intracelómicosolo causa una reacción inflamatoria y se reabsorbe con el tiempo.

En los casos graves, algunas hembras pueden presentar una pérdida de peso gradual, pueden presentar ascitis, disnea y llegar a la muerte.

 
¿ Cómo se diagnostica el problema?

Principalmente el diagnóstico se hace mediante la sintomatología. Se debe averiguar cual es el agente etiológico del problema para poder tratarlo correctamente.

 

¿Cómo tratar a las hembras?

El tratamiento depende del agente que causa el problema. En caso de agentes infecciosos, mediante el tratamiento antibiótico adecuado tras realizar los antibiogramas pertinentes. La suplementación de la dieta en caso de deficiencias o el establecimiento de correctas pautas de iluminación. En todo caso hay que estudiar correctamente lo que está ocurriendo para aplicar unas correctas medidas de control del problema.

Ocasionalmente se procede a la extracción quirúrgica de la yema, la aspiración con aguja de 20G o tratamientos hormonales.

En nuestro caso lo ideal es intentar que la hembra haga un ciclo reproductivo completo, criando pichones de otras parejas o eliminar los nidos para evitar el estímulo reproductivo. En todos los casos hay que averiguar la causa por si hubiera la necesidad de tratar con antibióticos.

Generalmente, las hembras con puestas intraabdominales vuelven a tener el problema en próximas puestas o la siguiente temporada de cría, por lo que muchas veces la mejor opción es descartarlas de la reproducción.

 
¿ Has tenido casos parecidos?

 

 

Buscanos en las redes sociales